• RSS La Nación

    • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.
  • RSS La República

    • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.
  • RSS El Financiero

    • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Artículos y publicaciones

Hogares y firmas frenan consumo e inversión

Los hogares frenaron el consumo y las empresas la inversión en capital fijo, como edificios, maquinaria y ganado, en la última parte del año pasado.

Así lo reflejan los resultados del producto interno bruto trimestral, que publicó ayer el Banco Central.

El producto interno bruto es el valor de los bienes y servicios finales producidos dentro del país.

En el último trimestre del año pasado el producto cayó 0,8% respecto a igual período del 2007.

Los resultados muestran que la mayor contracción provino de la demanda externa, pues las exportaciones cayeron un 13% en el último trimestre del 2008 respecto a igual período del 2007 y las importaciones, un 9%.

La demanda dentro del país creció, pero poco.

El gasto de los hogares en bienes de consumo final se incrementó un 3,3% en el último trimestre del 2008 respecto al mismo lapso del 2007.

Las cifras evidencian una desaceleración que arrancó en el último trimestre del 2007, cuando creció un 7,6% respecto al mismo trimestre del 2006.

La inversión de las empresas cayó un 8% en el último trimestre del 2008 respecto a igual período del 2007 y también con una tendencia descendente desde el segundo trimestre del 2008.

Ello obedeció, principalmente, a una mayor reducción de inventarios.

La inversión en capital fijo en el último trimestre del 2008 casi se mantuvo, pues cayó 0,09% respecto a igual período del 2007, pero también con una tendencia a la desaceleración.

El gasto del Gobierno aumentó 2,5% en el mismo plazo y prácticamente se ha sostenido.

Fuente: La Nación 01/04/2009

En busca del equilibrio a través de la productividad

 La balanza de pagos refleja muchos efectos de los nuevos cambios que se están dando en el sistema financiero y económico costarricense. Estos influyen los principales rubros de la balanza, como la cuenta corriente, la cuenta de capital y, por ende, las reservas monetarias. Si bien es cierto la balanza comercial ha presentado un déficit permanente desde la década de los ochentas, (a excepción del año 1999 debido al efecto Intel), este se ha suavizado por medio de una continua depreciación del tipo de cambio nominal, con el fin de mantener estable el tipo de cambio real y así no afectar la competitividad del país en el sector externo.

Costa Rica ha mantenido una considerable competitividad en el tiempo, vía tipo de cambio, y no por un aumento en la eficiencia y productividad. Esto ha generado que el sector productivo y financiero del país no tenga incentivos reales de realizar mejoras de tipo estructural; de manera que, en el largo plazo, se tradujo en un crecimiento económico que no es el óptimo, incapaz de absorber nuevos ingresos de capital para ser utilizados en mejoras productivas y en la creación de nuevas empresas. Pero los efectos adversos no terminan allí. La competitividad adquirida vía tipo de cambio se tiende a perder en el tiempo, además, provoca que los aumentos en las importaciones sean mayores al crecimiento de las exportaciones, manteniendo así un creciente déficit comercial.

Normalmente este déficit comercial, que se traduce en un desbalance de la cuenta corriente, es compensado por el superávit de cuenta de capital o por una disminución de las reservas monetarias. Esta vez no es la excepción, solo que los nuevos flujos de capital que entran al país (vía inversión y/o capital especulativo) han generado un exceso de liquidez que el sistema productivo nacional es incapaz de canalizar hacia mayores niveles de productividad. Además, el sistema financiero presenta pocas posibilidades de inversión, lo que da paso a un efecto positivo y directo del exceso de liquidez en los niveles de precios, afectando las metas del Banco Central y obligándolo a intervenir en el mercado por medio de la tasa de interés (para desestimular el ingreso de capitales y así reducir la oferta de divisas), con el fin de no apreciar el tipo de cambio nominal más allá de la banda inferior.

Por Rudolf Lucke

5 comentarios

  1. Bastante Información… Muy Buen Blog, Gabi!!!

  2. Fijación de precios.

    La fijación de precios es un tema muy polémico que encierra una serie de preguntas, las cuales muchas veces nadie tiene la respuesta indicada, sin embargo todos quieren opinar respecto al tema. Preguntas como ¿cuánto cobrar por un producto o servicio? ¿Se utilizan los precios para maximizar el beneficio? ¿Debería haber un sólo precio o utilizar diferentes precios según el canal de distribución, tipo de consumidor, etc? En fin, existen gran cantidad de cuestionamientos entorno a la fijación de precios.

    Para dar un punto de vista, comentemos respecto a la fijación de salario mínimo. El salario, es un precio, y el salario mínimo hace referencia a la mínima remuneración que tiene derecho todo trabajador, con la cual debe suplir sus necesidades básicas y las de su familia. Sin embargo muchas veces el monto es absurdo. Actualmente en Costa Rica, el salario mínimo para un trabajador no calificado es alrededor de 168 000 colones.

    La ley busca garantizar que el trabajador reciba como contraprestación por su trabajo, lo mínimo necesario que le permite subsistir con su familia en condiciones dignas. Aunque el objetivo del salario mínimo es garantizar el cubrimiento de las necesidades básicas en cuanto a alimentación, educación, salud, vivienda, vestido y recreación de un trabajador, indudablemente que no cumple con sus objetivos, puesto que con el valor del salario mínimo no es posible cubrir todas estas necesidades.

    Entonces surge otro interesante cuestionamiento ¿Cuáles son los objetivos reales de la fijación de precio o de un salario mínimo? ¿A quién se beneficia en realidad?

  3. Gobierno no en ajustes de política salarial

    El Gobierno si debe de intervenir en la política salarial de las personas trabajadoras, pero básicamente su intervención debe de ser en garantizar el cumplimiento de salarios mínimos, ya que de esta manera logra garantizar a los costarricenses un ingreso que al menos logre cubrir parte de sus necesidades básicas.

    Sin embargo el Gobierno costarricense no utiliza metodologías adecuadas para realizar ajustes salariales adecuados, dado que muchas veces los bienes y servicios de consumo: como los alimentos básicos, vivienda entre otros los precios suben más que proporcionalmente que los ajustes salariales.

    Afectando seriamente el bienestar de los costarricenses, con lo que se recalca que el Gobierno solo debe de velar por el cumplimiento de política salarial mínima, pero los ajustes deben de ser analizados por personas con un amplio panorama del entorno macro y micro económico, que en realidad sean consientes de las implicaciones de los ajustes salariales en el diario vivir de los costarricenses.

    María José Quesada A

  4. Al discutir sobre políticas de rentas se encontrarán distintas opiniones y con ellas argumentos, algunos economistas del siglo XIX consideraban que al proletariado debía pagársele lo necesario para subsistir solamente, de esa manera seguirían manteniendo la utilidad deseada, pero al aumentar el bien necesario como los granos por ejemplo, el salario debía aumentar en detrimento de la plusvalía. La discusión de los salarios mínimos es aún objeto de debate.
    La ley del salario mínimo es bastante antigua y la razón de su existencia es la protección del trabajador, impide en cierta forma la explotación laboral, aumenta la productividad ya que fomenta la inversión de capital y formación, y reduce la dependencia de los que reciben ayudas por parte del gobierno, sin embargo se le atañen desventajas como el desempleo, el subempleo o empleo informal y la inflación.
    En Costa Rica la primer legislación es en el gobierno de Braulio Carrillo con el código general, en resumen se puede entender que la fijación de un mínimo es una guía para el empleador conforme a habilidades y conocimientos del trabajador, si es calificado o no, pero no necesariamente debe regirse según dicho ordenamiento. Supongamos que dicha política no existiera, el mercado sería autorregulado y los trabajadores tomadores de precio, entonces, como es de imaginarse, la gente la mayoría del tiempo desea que los precios bajen, solamente que sea el empresario que anhela mayor utilidad y que su producto o bien se venda a un alto precio. De igual manera, en el supuesto, sucedería con los salarios, los trabajadores quisieran percibir más y por ende tener una remuneración mayor; esto llevaría a una oferta de trabajo por altos salarios y una demanda por sueldos más bajos.
    Actualmente la fijación del salario mínimo es preocupante, el nivel de vida actual exige otras condiciones con otros escenarios y ciertamente un salario de 170 000.00 colones en promedio no cubre las necesidades básicas de los costarricenses, aún más si dicho monto cubre la manutención de una familia. Entonces, ¿Cuál es el camino que debe seguir el gobierno, cuando en época de crisis han planteado un plan escudo que propone disminuir jornadas laborales y alterar el ingreso de los costarricenses, perjudicando a los más desprotegidos, en un momento donde aumenta el desempleo?

  5. Comentario anterior por Gabriela Corrales Ch. UNA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: